CINE CLUB "MÁS MADERA" programación jueves 26 de mayo

 

clip_image002

Jueves 26 de mayo de 2016

NADIE QUIERE LA NOCHE

clip_image004

(Nobody wants the night)

(v.o. Inglés. Subtitulada en español)

Dirección: Isabel Coixet.

Países: España, Francia

Año: 2015.

Duración: 118 min.

Género: Drama.

Interpretación: Juliette Binoche, Rinko Kikuchi, Gabriel Byrne.

Guion: Miguel Barros.

Música: Lucas Vidal.

Fotografía: Jean Claude Larrieu.

Producción: Andrés Santana y Jaume Roures.

Distribuidora: Filmax

Estreno en España: 27 Noviembre 2015.

2015: 4 Premios Goya: BSO, dir. de producción,

vestuario y peluquería. 9 nom.

2015: Festival de Berlín: Sección oficial largometrajes a concurso

SINOPSIS

Josephine Peary (Juliette Binoche) quiere reunirse con su marido, el explorador Robert Peary, y compartir con él el instante de gloria de descubrir el Polo Norte. La película narra el viaje temerario y épico de esta mujer por el más inhóspito de los lugares del mundo, sus aventuras y su encuentro con una mujer inuit, Allaka (Rinko Kikuchi), que va a cambiar sus rígidas ideas sobre el mundo y su vida para siempre. Es una historia de aventuras, de descubrimiento, de dolor, de supervivencia y, por encima de todo, una historia de amor.

LA CRÍTICA

Coixet trabaja en el terreno en el que mejor se mueve: pocos personajes y un mínimo narrativo para extraer emociones y sensaciones. Excelente fotografía y dos estupendas actrices son suficientes para dar entereza a la película.

clip_image006 La directora de A los que aman nunca ha tenido miedo de dejarse arrastrar por el fango de las emociones; aunque, en esta ocasión, los sentimientos a flor de piel de sus protagonistas (la siempre inmensa Juliette Binoche, y la japonesa Rinko Kikuchi) se arrastran más bien por la nieve que cubre el Ártico.

Nadie quiere la noche arranca con la absurda y desagradable caza de un oso por parte de una no menos absurda cazadora, la elegante y audaz exploradora Josephine Peary en manos de Binoche, chic en medio de la sangre derramada. Peary se basa en un personaje real, la esposa de Robert Peary, uno de esos hombres no menos absurdos de principios de siglo que competían por ser el primero en pisar el Polo Norte. El hombre (al que nunca vemos) lleva tiempo fuera y Josephine, como buena esposa, quiere recuperar. O quiere, quizá también, que la fama de él no la eclipse a ella, que algo de eso hay.

Con el aliento épico de un viaje enloquecido arranca, pues, esta historia que acabará por instalarse en la intimidad de un claustrofóbico iglú en medio de esa noche larga y fría que nadie quiere, de la que habla el enfático título del filme.

clip_image008 Ahí transcurre el mano a mano entre Binoche y Kikuchi. Coixet estrecha el paisaje entre ambas; el foco se reduce y el campo se limita. Así se acaba la épica y nos instalamos en la lírica de dos mujeres frente a frente: el meollo del asunto.

Una, nativa de Park Avenue (Nueva York), sofisticada y tenaz; la otra, nativa inuit (esquimal) apegada a su mundo natural, prosaica y adaptable al paisaje como esos 24 tonos del blanco, o más, que dicen que tiene la nieve. Una civilizada; la otra, la (buena) salvaje.

Peary es como si fuera el reverso de Robinson Crusoe. El héroe de Daniel Defoe se apodera de la naturaleza y la doblega. Perry/Binoche, por el contrario, debe liberarse del peso de la civilización y entregarse a la naturaleza para, de paso, entender un poco mejor su propia vida.

Lo que en Robinson es afán civilizador, en Nadie quiere la noche es desprendimiento de una cultura que amordaza a la mujer y la ata. Estamos, pues, ante un momento íntimo entre dos formas de ser que debería elevar la temperatura emocional. Pero a pesar de la gran labor de Binoche que es un volcán cuando quiere –y a uno le parece que quiere siempre–, del encontronazo de esos dos mundos tan diferentes, de ese canto a la naturaleza y a liberación que es Nadie quiere la noche no acaban de saltar chipas suficientes para que prenda el incendio emocional. Si acaso, momentos aislados de calor. Acaba así por imponerse el frío en uno, y hay que conformarse con rescoldos de emoción.

PRÓXIMA PROYECCIÓN: 2 de junio de 2016

LA CHICA DANESA de Tom Hooper

Drama basado en la verdadera historia de una pareja de artistas daneses, Einar y Gerda Wegener. La vida de este matrimonio dio un giro cuando Einar sustituyó a la modelo femenina que su mujer, Gerda, tenía que pintar. Cuando los retratos resultan ser un éxito, ella anima a su marido a adoptar una apariencia femenina. Lo que comenzó como un juego llevó a Einar a una metamorfosis inesperada.

masmaderacineclub@gmail.com

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: