CINECLUB “MÁS MADERA” ISP ANSI (Españoles) de Carlos Iglesias

 

CINECLUB “MÁS MADERA”

El cine-club “Más Madera” proyectará este jueves 2 de febrero a las 21:00h en la Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel la película:ISP ANSI (Españoles) de Carlos Iglesias

 

 

“Ispansi” (españoles, en ruso) nos acerca una realidad desconocida para muchos y que merece la pena ser recordada. Poco después de estallar la Guerra Civil española, la República envió a casi 30.000 niños junto con profesores y cuidadores al extranjero, para protegerlos de los bombardeos de los nacionales, unos 3.000 niños fueron trasladados a la URSS.

Beatriz, hija de una acaudalada familia de derechas, cuyo padre y hermano eran falangistas, se quedó embarazada de un hombre que se negó a casarse con ella. Como no podía abortar por creencias religiosas, ni ser madre fuera del matrimonio, se convierte en victima de su propia ideología, teniendo que esconder a su hijo en un orfanato de Madrid. Pero cuando se entera que su hijo sera enviado a Rusia junto con otros niños para protegerlos de la guerra Civil, debe robar la identidad de una republicana muerta (Paula) y se ofrece como voluntaria para cuidar a los niños. Emprenderá así un viaje terrible, rodeada de enemigos, y a miles de kilómetros de su país y de su mundo. En junio del 41, Hitler invadió Rusia. La continua llegada de tropas de refresco para la defensa de Moscú entorpece una y otra vez el viaje de los españoles. En una de estas paradas se les une Álvaro, un comisario político del Partido Comunista de España.

La historia más triste es la de los niños que fueron a la URSS, pues los demás, al finalizar la guerra, pudieron volver a España. Pero los niños de Rusia se convirtieron en una moneda de cambio. Stalin invirtió mucho en su educación y Franco no quería jóvenes formados en el comunismo soviético

La historia que nos cuenta Iglesias es fascinante, dramática y trágica , como seguramente lo fue la odisea de aquellos niños y sus acompañantes en una Rusia destruida por los nazis, obligados a retirarse a lugares más seguros a medida que el ejercito alemán devastaba el país. Lo que ocurre es que Iglesias se deja conquistar por la historia sentimental paralela: el amor desclasado entre el comisario político comunista que lidera al grupo y la chica de buena familia, de derechas de toda la vida, con hermano falangista, a partir de aquí la película cabalga incómodamente por los dos senderos: el histórico, donde mantiene con habilidad la tensión de los hechos y el melodramático, en el que los encuentros, las casualidades y la mano del burlón destino van complicando las cosas.

“Hay un mensaje en Ispansi: intentar crear un puente entre las dos Españas. Tenemos una historia común y necesitamos que se nos cuente desde la distancia y con equilibrio. Esta historia ocurrida hace setenta años tiene un claro mensaje para nuestro tiempo, pues la crispación y división son, en muchos aspectos, similares”, dice su director.

Por la película desfilan un conjunto interminable de arquetipos y lugares comunes para “despolitizar” la idea de España al identificarla con el amor y la fidelidad (de Beatriz/Paula hacia su hijo y hacia su familia), con la hermandad por encima de las ideas (como en la inverosímil secuencia en la que los soldados de la División Azul ejecutan a un miembro de las SS para salvar la vida a los guerrilleros españoles comunistas), con el sentido del humor castizo asociado a la sexualidad y a la fiesta (en los personajes de Piedad y Rosario o en las sevillanas que bailan los españoles en la casa de los campesinos caucásicos) con la tan orwelliana bondad natural española (Piedad -el nombre no es casual- entregando su pañuelo a la muchacha soviético-alemana del Volga que se llevan los rusos) o simplemente con lo cutre (mientras los rusos son eficaces represores, vemos en el comisario sevillano franquista a un perfecto incompetente).

Franco y Álvaro (el comisario político comunista interpretado por Carlos Iglesias) mueren el mismo día abriendo el paso a un futuro de concordia que naturaliza, convirtiendo en espontánea y apolítica, la Transición española, presentándola otra vez, poco menos que como un encuentro entre hermanos.

En definitiva, estamos ante una nueva españolada de intenciones progres que muestra, otra vez, el conformismo de los cineastas españoles, encantados de asumir y reconvertir el apoliticismo franquista en espíritu reconciliador.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: